Arcor

Bienvenidos al sitio de ARCOR en ARGENTINA

Buscar

Repercusiones

Galletas / 10/13/2014 12:00:00 AM

El 150 aniversario del licor que dio lugar al registro de marcas y patentes en la Argentina

(Fuente: Télam )

Su creador, Melville Sewell Bagley, convenció al entonces presidente Nicolás Avellaneda de la necesidad de creación del "Registro Unico de Marcas y Patentes". La bebida era la favorita del cantante Roberto "Polaco" Goyeneche, apareció en pinturas de Florencio Molina Campos y fue utilizada durante la "Guerra de la Triple Infamia" como revitalizador para los soldados.

Por Fernando del Corro

El gobierno de la Argentina se encontraba inmerso en una política impulsada por los viejos liberales mitristas cuando el 15 de octubre de 1864 se supo de la aparición del licor "hesperidina", que influyó en los cambios estratégicos de la economía nacional.

Su creador, Melville Sewell Bagley, convenció, años después, en el marco de las ideas proteccionistas impulsadas por Vicente Fidel López, al entonces presidente Nicolás Avellaneda de la necesidad de creación del "Registro Unico de Marcas y Patentes", que se concretó en 1876.

Bagley era un joven estadounidense nacido en Maine, Estados Unidos, el 10 de julio de 1838 y que al desatarse la Guerra Civil en su país entre los estados industrializados del norte y los agrícolas del sur en 1861, encontrándose en Nueva Orleans, con sólo 23 años y pudiendo ser convocado como soldado, optó por venirse a la Argentina y rehacer su vida en este país.

Comenzó a trabajar en la farmacia "La Estrella", hoy existente y que constituye un museo histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ubicada en la esquina de las calles Defensa y Adolfo Alsina, y su trabajo como laboratorista apuntaba a encontrar productos para atender problemas de salud de carácter digestivo y circulatorio como las úlceras varicosas, las hemorroides, las várices, la hipertensión, el colesterol y otras.

En ese momento se habían plantado árboles de naranjas amargas como elemento decorativo, aún existentes en otras ciudades, como La Plata, que muchos utilizaban para hacer jugos mientras se acumulaban cáscaras en las calles en tal cantidad que hicieron que las autoridades ofrecieran un premio a quien juntase más de ellas.

Bagley, que venía ensayando con las mismas, fue quien se destacó al respecto con lo que tuvo mucha materia prima de la que, en una etapa posterior, se abasteció de una quinta de la localidad de Bernal en el sur del Gran Buenos Aires. De sus pruebas de laboratorio surgió entonces el licor "hesperidina", que, además de las propiedades medicinales buscadas, constituyó durante muchos años uno de los placeres de los argentinos, en particular de los porteños, como que fue el favorito del cantor Roberto "Polaco" Goyeneche, quién se solazaba con él en el bar "La Sirena", del barrio de Saavedra, y del explorador Francisco Pascacio "El Perito" Moreno, en sus excursiones; que mereció tres cuentos de Julio Cortázar ("Casa tomada", "Tía en apuros" y "Circe"), uno de Juan Carlos Casas ("Fraile Muerto") y otro de Haroldo Conti ("Perdido").

También apareció en pinturas de Florencio Molina Campos y en el "Hesperidina, Tango de moda", de Juan Nirvassed, que en 1915 fuera destacado con el primer premio de la Sociedad Sportiva Argentina y hasta en la película "Juan Moreira", de Leonardo Favio.

El nombre de hesperidina fue tomado por Bagley de "El jardín de las Hespérides", las ninfas del ocaso de la mitología griega, el que, al parecer se corresponde con las actuales islas Canarias donde crecían las "manzanas doradas" (naranjas) que fueron llevadas a Europa por Hércules. Es interesante recordar que el actual Estrecho de Gibraltar, cuyo nombre actual se debe a Djeb el-Tarik, el gobernador de Tánger que en 711 ocupara España, previamente a ese avance musulmán sobre la Península Ibérica, se denominaba las "Montañas de Hércules".

El creador de la bebida, que falleciera muy joven, el 14 de julio de 1880 y cuya esposa, la inglesa Mary Joanna Hamilton continuara con el desarrollo de la empresa, lanzó el 15 de octubre una campaña de intriga basada en principios más propios de nuestros tiempos mediante una propaganda en la que solo se señalaba que "hesperidina is coming" lo que motivó el interés en buena parte de los 140.000 porteños de aquella época.

El intrígulis fue develado el 24 de diciembre de ese mismo 1864 mediante una importante nota publicada por el diario "La Tribuna" y el licor salió a la venta con un gran suceso y hasta con intentos de imitación que hicieron que Bagley recurriera al "Bank Note Company" de Nueva York para la impresión de las etiquetas. Los gobiernos de Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento lo utilizaron durante la "Guerra de la Triple Infamia" contra el Paraguay como un revitalizador para los soldados, sobre todo de aquellos que debían ser retirados del frente de batalla, de manera de poder reintegrarlos a las filas lo antes posible.

Este licor, un flavonoide antioxidante (para los que saben de medicina), con el que la Argentina registró su aparición en el mercado mundial de las patentes, fue el punto de partida de una gran empresa nacional que produce también galletitas y otros productos de la alimentación, fue parte de un desarrollo nacional que, en 1996, en el marco de la extranjerización menemista, fue vendida a la francesa Danone y luego absorbida por la argentina Arcor.

Mapa del Sitio