Arcor

Bienvenidos al sitio de ARCOR en ARGENTINA

Buscar

Repercusiones

Institucional / 7/5/2015 12:00:00 AM

Investigadores en empresas: el desafío de unir ciencia y negocio

(Fuente: Clarín )

Tanto para concebir productos y diferenciarse como para explorar a partir de nuevas tecnologías, algunas empresas llevan adelante, con personal altamente calificado, sus propias actividades de investigación y desarrollo (I+D). El desafío es integrar el mundo científico con el industrial.

En la firma de ingeniería aeroespacial Ascentio –que diseña, desarrolla y opera sistemas de alta disponibilidad para el segmento terreno de misiones satelitales–contrataron a dos profesionales con nivel de doctorado, a través de un programa del Ministerio de Ciencia y Tecnología que fomenta la incorporación de estos perfiles en el sector privado. Hace un año sumaron a un doctor en Ciencias de la Computación para que investigue sobre inteligencia artificial, desarrolle el área de Planificación y Scheduling, y formalice el área de I+D. Este año incorporaron a una doctora en Física que investigará aplicaciones de ocean colour, que permiten estudiar océanos, mares y costas en base a imágenes.

La incorporación de científicos surgió “por la necesidad de innovar en áreas de conocimiento complejas y estratégicas, que no pertenecen a nuestra especialidad y demandan investigación para llevarlas a la ejecución”, cuenta Javier Proyector, gerente de Ingeniería y Desarrollo de Software de Ascentio. “Para que la experiencia funcione, la empresa tiene que tener una idea muy concreta y clara de qué necesita de los doctores. Debemos involucrarnos para lograr que se integren con el staff de la compañía en equipos multidisciplinarios y se cumplan los objetivos.

“Los equipos de trabajo están integrados por diferentes perfiles: los doctores aportan sus conocimientos y método científico para resolver problemas, y los demás profesionales se encargan de que esa solución sea factible comercialmente y que los conocimientos se transfieran. Hay que lograr un equilibrio entre lo científico y lo empresarial”, agrega Proyector.

El equipo de investigación de IBM Argentina, llamado SilverGate, está integrado por 22 profesionales que trabajan en diferentes ciudades y que están conectados con algunos de los 13 laboratorios de investigación de IBM en el mundo. El equipo local está integrado por doctores en Ciencias de la Computación, licenciados en Informática e ingenieros en Sistemas, entre otras disciplinas.

“Diariamente desarrollamos conocimiento”, afirma Patricio Reyna Almandos, líder de SilverGate. “A lo largo de estos años, fuimos participamos en diferentes áreas, incluyendo investigación asociada a los discos bluray y a la interacción entre el humano y la computadora. Ultimamente se hizo foco en Watson, analytics, cloud, movilidad, social y seguridad, que son los pilares de la estrategia de negocio de IBM”, detalla. “Además, contamos con 15 patentes de ideas innovadoras desarrolladas en el equipo y más de 20 artículos científicos. Es nuestro aporte al liderazgo de patentes que IBM tiene desde hace 22 años consecutivos”, afirma.

Vinculación y transferencia

En el caso de Arcor, desde hace cuatro años tiene una Gerencia de Innovación y Estrategia Tecnológica, a cargo de Gabriel Raya Tonetti, un ingeniero químico de la Universidad Nacional de Tucumán, que fue investigador del Conicet durante cinco años. La gerencia, integrada por tres personas, trabaja de manera funcional con las 220 personas de I+D que tiene la empresa en sus distintas líneas de negocio.

Uno de los más recientes desarrollos de Arcor es un envase flexible en base a ácido poliláctico, que se obtiene a partir del almidón de maíz y genera un plástico que se biodegrada. El trabajo –que llevó cuatro años y se lanzó en 2014– se desarrolló junto con las empresas Cargill y Basf.

Para desarrollar su tarea, la gerencia cuenta con una plataforma que les permite monitorear publicaciones científicas, patentes, investigadores y a la competencia, para estar actualizados en actividades de investigación vinculadas con el negocio. Y realizan acciones de vinculación y transferencia tecnológica con universidades, institutos de investigación y empresas. “Buscamos armar redes público-privadas que perduren en el tiempo. Tenemos 57 convenios activos para proyectos con empresas, universidades y organismos públicos de investigación, para realizar trabajos conjuntos en I+D y avanzar en convenios de transferencia”, cuenta el ejecutivo.

La gerencia de Arcor tiene en agenda dos grandes grupos de innovaciones. “Las incrementales, que suelen demorar entre uno o dos años, y las disruptivas, que demandan de tres a ocho años. El 80% de nuestros proyectos son de corto y mediano plazo”, describe Raya Tonetti quien homologa su labor a la de un traductor: “Me ocupo de que se entiendan dos mundos, el industrial y el de la investigación básica, y que entre ellos se establezca un ganar-ganar”.

Mapa del Sitio