Arcor

Bienvenidos al sitio de ARCOR en ARGENTINA

Buscar

Reconocimientos

Institucional / 11/12/2017 12:00:00 AM

Clarín - Entrevista a Luis Pagani: “Tenemos una oportunidad si hacemos las cosas bien”

(Fuente: Clarín )

Objetivos. El empresario elogia el plan de reformas del Gobierno para corregir distorsiones. “Pero todo eso lleva tiempo”, advirtió. 

“¿Usted conoce algún empresario pesimista?”, responde Luis Pagani cuando le preguntan sobre el presente y el futuro de la Argentina. No oculta las dificultades: el CEO y presidente de Arcor habla de la falta de competitividad, la carga tributaria, la pobreza y de la necesidad de corregir las distorsiones “de estar 14 años fuera del mundo”. Sin embargo, transmite optimismo y esperanza. “Si hacemos las cosas bien, el país tiene una nueva oportunidad”, dijo el empresario al inicio de una charla con el Económico, en la que repasó la coyuntura económica y la actualidad del grupo que conduce.

Pagani es una de las voces más respetadas del ámbito corporativo. De 60 años, este empresario hiperactivo explica que “estar en el día a día, analizar la evolución de los negocios y los desafíos me mantiene con la adrenalina en alto”. No es para menos: en los últimos meses, Arcor pasó a controlar el 38,4% de las acciones de Mastellone (La Serenísima) y la papelera Zucamor. Así, hoy maneja el grupo argentino con mayor cantidad de mercados abiertos en el mundo, y que tiene 47 plantas, 22.000 empleados, con una facturación prevista de US$3.100 millones para 2017.

-¿Cómo analiza el paquete de reformas anunciado por el Gobierno?

-Luego de triunfo electoral, es de esperar que el Gobierno impulse reformas para corregir distorsiones, como el déficit fiscal y la falta de competitividad. Una reforma tributaria tiene sus molestias, pero lo veo como algo positivo. Cuando hablo de correcciones y competitividad no me refiero tanto al tipo de cambio, sino a la falta de infraestructura y la carga tributaria. Todo eso lleva tiempo.

-¿Cuánto tiempo?

-Hacer un puerto o el ferrocarril Belgrano no se hace de un día para el otro. Lo más importante es recuperar y mantener los mercados que la Argentina supo tener. En el caso agroindustrial, el país hizo un cambio, como es el caso de los vinos, que se encuentran en muchas partes del mundo.

-En el ranking Merco, apenas el 32% son empresas argentinas. ¿No le llama la atención?

-Tal vez es una de las consecuencias de lo que pasó en los 90. Reconstruir el empresariado argentino cuesta: un país se hace grande con empresas nacionales grandes.

-Macri habló que cada sector debería ceder un poco. ¿Qué parte le toca ceder a los empresarios?

-Más que ceder hay que analizar el rol del empresario. Es una tarea que tiene desafíos bastantes grandes, agravada por nuestra historia tan cambiante: adaptarse tiene un mérito importante. Entiendo por ceder, ver en qué podemos colaborar con el país. Lo más importante, sin embargo, es cómo hacemos no sólo los empresarios sino toda la sociedad para acabar con el 30% de pobreza. Es más que preocupante y tenemos la obligación de atender este problema.

-¿Qué función imagina para los empresarios en este tema?

-Aportes en el área educativa, damos ayudas a cooperativas para que tengan demanda, entre otras cosas. La parte empresarial puede dar una mano para que la gente pueda incluirse en el mundo. El 30% de pobreza no es algo menor. Años atrás no superaba el 5%.

-¿En cuántos años calcula que podría reducirse?

-En los próximos 4 o 5 años se podría bajar a la mitad. Con el plan de obra pública hay mucha gente que puede incorporarse al mundo laboral. Para una familia, tener un ingreso fijo, un salario, es algo verdaderamente importante.

-En los últimos años, la facturación y las exportaciones de Arcor cayeron. ¿A qué lo atribuye?

-La facturación, medida en dólares, cayó por el tipo de cambio. Las exportaciones tiene que ver con lo que hablamos: falta de competitividad, un poco por las distorsiones. Tenemos que recuperar mercados, pero la cancillería argentina se está moviendo en este sentido.

-Como actor de La Serenísima ¿Cómo analiza la crisis de Sancor?

-Me duele, más que todo porque mi abuelo materno fue uno de los fundadores de la cooperativa. Sancor es muy significativa y la crisis es preocupante porque hay 15 localidades de Córdoba y Santa Fe que dependen de esa fábrica.

-¿Qué proyecta para la sociedad de Arcor con Mastellone?

-El potencial de Mastellone y La Serenísima, como empresa y marca insignias de la Argentina , es que tiene la capacidad instalada para poder crecer. El problema de estos últimos 10 años es que la lechería esta planchada. Una apuesta es que se recupere, porque Arcor tiene una red comercial en Africa, Medio Oriente y Asia para aprovechar.

-¿El objetivo es la exportación?

-No todavía, porque hoy no tenemos materia prima suficiente debido a la crisis tambera.

-¿Cómo se puede revertir la crisis de la producción láctea?

-Se podría revertir si el productor encuentra certidumbre. El precio de la leche hoy para el productor es rentable. Pero si hay certidumbre a largo plazo eso podría alentar a nuevas inversiones.

-¿Cuál es el plan para Zucamor?

-La compra de Zucamor (en $230 millones) estaba en nuestros planes. Arcor es un grupo con tres unidades de negocios: consumo, packaging y agroindustria. En el área packaging ya teníamos a Cartocor. Zucamor nos permite ingresar en otros negocios. En Arcor, hoy, el packaging es la unidad de negocios con mayor variedad de oferta: papel, cartón, bolsas, material flexible y material de exhibición. Esto la posiciona en el Cono Sur como una empresa importante.

-¿Qué ocurre con el consumo masivo? ¿Se recupera?

-El año pasado, la caída en Arcor fue del 1,5%. Pero este año, desde marzo a octubre de 2017 estamos 1% arriba. No hubo caídas ni subas importantes. Lo que llama la atención es que hay sectores más relegados.

-¿Les afecta el cambio del canal supermercado al mayorista?

-Es un fenómeno global, no sólo en la Argentina. Pero Arcor tiene que estar presente en todos los canales y cerca del consumidor.

Mapa del Sitio